La TV… su influencia en el mundo moderno

null

Los franceses lo llaman “la télé”; los británicos, “telly”; los australianos, la “caja”; y muchos norteamericanos hastiados, el “tubo”, o hasta el “tubo bobo”. Se trata del televisor

Cualquiera que sea el nombre que se le dé, se reconoce mundialmente que la televisión es “uno de los instrumentos que más ha influido en la formación de los valores, las opiniones y las creencias de la sociedad de la posguerra”. Un informe publicado en el Scientific Australian declara que “el ver televisión absorbe más tiempo que cualquier otra actividad en la que participa nuestra sociedad”, con la posible excepción del sueño y, uno pudiera añadir, las horas de trabajo de los que se ganan el sustento.

La influencia social de la televisión durante los pasados veinte o treinta años ha sido tan grande que el asunto sigue siendo objeto de intensa investigación por parte de sociólogos y otros expertos. Se ha dicho que la televisión ha tenido mayores efectos en la vida y los pensamientos de la gente que cualquier otro invento desde la imprenta. Y esto ha sucedido en un período de dos o tres décadas. Además, una quinta parte de la población mundial todavía no sabe leer, pero muchas de estas personas ven la TV en aparatos privados o que comparten con otras.

Qué efectos ha tenido esto… favorables y desfavorables? En otras palabras, ¿hasta qué grado ha sido provechosa o dañina a los telespectadores la TV?

En muchos países la televisión ha transformado la vida de los campesinos y otras personas que viven en el campo. En estos días, un conde francés quizás pase la noche en su castillo mirando el mismo programa de TV que un obrero agrícola pobre que vive en una choza cercana. Se han igualado las oportunidades en lo que a entretenimiento se refiere entre los ricos y los pobres. Los conciertos, la ópera, el ballet y el teatro han llegado a estar al alcance de clases sociales que hasta ahora habían estado excluidas de esas esferas artísticas del entretenimiento y la educación.

Los documentales han despertado el deseo de viajar, y hasta han promovido vocaciones. Los programas sobre geografía han contribuido mucho a promover el entendimiento internacional. Han abierto nuevos horizontes a muchas personas, y han estimulado a que haya mayor tolerancia entre las razas y los pueblos. La TV llena las horas de soledad de los ancianos y los enfermos. Y piense en el tremendo efecto que los programas de TV están teniendo, para bien o para mal, en la mente fácil de impresionar de los niños de edad escolar.

¿Pero ha sido exclusivamente positiva la influencia de la TV en el mundo moderno? ¿Transmiten las estaciones de TV solo programas que mejoran la cultura y la educación de la gente, además de su entendimiento del mundo que la rodea? ¿No se ha usado también la televisión para amoldar la mente de la gente mediante propaganda política sutil o comercialismo enérgico? ¿Qué efecto ha tenido la televisión en los nervios de la gente, sus hábitos de comer, su salud, tanto física como espiritual? ¿Cómo ha influido en la vida familiar, y, particularmente, en los niños?

Estas son preguntas que todos nos deberíamos hacer ¿no lo cree así?

MELECIO CORONA.

Comments are closed.